La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Cómo y cuándo aplicar RITE a nuestras edificaciones

Publicado 11/01/2018

REGLAMENTOS DE INSTALACIONES TÉRMICAS EN LOS EDIFICIOS (RITE 2007). Conceptos generales para entender cuándo y cómo se debe aplicar RITE; así como la documentación que el técnico competente debe realizar para su correcta redacción.

ÁMBITO DE APLICACIÓN

Se consideran Instalaciones Térmicas las instalaciones fijas de climatización (ventilación, refrigeración y calefacción) y de producción de agua caliente para usos sanitarios, destinadas a atender la demanda de bienestar e higiene de las personas en cualquier tipo de edificio, incluso edificios de uso industrial.

El RITE no será de aplicación para las instalaciones térmicas destinadas a procesos industriales, agrícolas o de otro tipo.

El RITE se aplicará a las instalaciones térmicas de los edificios de nueva construcción o en las reformas de las mismas en los edificios existentes.

Las reformas están comprendidas en los siguientes casos:

  • Incorporación de nuevos subsistemas de climatización o de preparación de agua caliente para usos sanitarios
  • Modificación de los subsistemas existentes
  • Sustitución de los generadores térmicos existentes o ampliación de su número
  • Cambio del tipo de energía utilizada
  • Incorporación de sistemas de energías renovables
  • Cambio del uso del edificio

 

El RITE será de aplicación también a las instalaciones térmicas existentes en cuanto se refiere a su mantenimiento, uso e inspección.

 

 

EXIGENCIAS TÉCNICAS DE LAS INSTALACIONES TÉRMICAS

El contenido del RITE afecta al diseño, dimensionado, ejecución, puesta en marcha, manejo, mantenimiento, uso e inspección de las instalaciones térmicas.

 

BIENESTAR E HIGIENE

Las instalaciones térmicas deberán cumplir requisitos de calidad que sean aceptables por los usuarios, como:

  1. Calidad del ambiente térmico
  2. Calidad del aire interior
  3. Calidad del ambiente acústico
  4. Dotación suficiente y condiciones adecuadas del agua caliente para usos sanitarios

 

EFICIENCIA ENERGÉTICA

Las instalaciones térmicas deben tener un consumo reducido de energía convencional y, como consecuencia, una producción limitada de emisiones de gases de efecto invernadero y de contaminantes atmosféricos.

Para alcanzar estos objetivos es necesario:

  1. Seleccionar sistemas y equipos de generación y transporte de alto rendimiento energético en cualquier condición de funcionamiento
  2. Aislar térmicamente las redes de distribución de los fluidos portadores
  3. Dotar las instalaciones de sistemas de regulación y control para mantener las condiciones de diseño y ajustar los consumos de energía
  4. Contabilizar los consumos energéticos para permitir el reparto de gastos entre distintos usuarios
  5. Recuperar la energía térmica de los fluidos que se evacuan hacia el exterior
  6. Emplear las energías renovables para cubrir, por lo menos, una parte de la demanda energética del edificio

 

DOCUMENTACIÓN TÉCNICA DE DISEÑO Y DIMENSIONADO DE LAS INSTALACIONES TÉRMICAS

La documentación técnica de una instalación térmica de un edificio nuevo o de la reforma de las instalaciones de un edificio existente deberá constar de la siguiente documentación:

Cuando la potencia térmica nominal, en frío o calor, sea menor que 5 kW no será necesario presentar ninguna documentación técnica

Cuando la potencia térmica nominal, en frío o calor, sea mayor o igual que 5 kW y menor o igual que 70 kW será necesario presentar una memoria técnica que comprenda:

  1. Memoria descriptiva de la instalación, en la que figurará, por lo menos, la descripción de los generadores térmicos, incluidos los sistemas de energías renovables, y la justificación de que las soluciones propuestas cumplen las exigencias de bienestar, higiene, eficiencia energética y seguridad del RITE. En esta Memoria figurarán también los parámetros de diseño elegidos
  2. Cálculo de las cargas térmicas de la instalación y de las potencias térmicas instaladas
  3. Planos y esquemas de la instalación

Cuando la potencia térmica nominal, en frío o calor, sea mayor que 70 kW se redactará un proyecto que comprenderá los siguientes documentos:

  1. Memoria descriptiva de la instalación, en la que se incluirán los parámetros de partida para el diseño, la justificación de las soluciones adoptadas y la justificación de que éstas cumplen con las exigencias del RITE, así como los Anexos de cálculo de cargas térmicas, redes de tuberías, redes de conductos, selección de bombas y ventiladores, etc.
  2. Planos, incluidos los esquemas de la instalación
  3. Pliego de condiciones técnicas, en el que se describen las características técnicas que deben reunir equipos, aparatos y materiales, así como sus condiciones de suministro y ejecución, garantía de calidad y control de recepción en obra
  4. Estado de mediciones
  5. Presupuesto

La redacción del “Manual de Uso y Mantenimiento”, que contendrá las instrucciones de manejo y seguridad, así como los programas de mantenimiento y gestión energética, será redactado al finalizar las obras; su redacción estará a cargo de la dirección técnica en caso de instalaciones de más de 70 kW y por la empresa instaladora en caso de instalaciones iguales o menores que 70 kW, junto con la redacción de la memoria definitiva y de los planos “as-built”.

Al finalizar las obras, dentro del Manual de Uso y Mantenimiento, se incluirá también un documento que contenga todos los folletos de los equipos instalados, con sus características técnicas. No serán aceptables, en general, los catálogos que comprendan toda la serie de productos del fabricante.

En el Manual de Uso y Mantenimiento se tendrán que incluir también las Fichas Técnicas de todos los equipos y aparatos que forman parte de la instalación.

En el caso de instalaciones solares térmicas, la documentación requerida será la que corresponda a la potencia térmica nominal del generador de apoyo. De no existir tal generador de apoyo o cuando se trata de una reforma de una instalación que incorpore únicamente energía solar, la potencia se determinará multiplicando la superficie de apertura de los captadores solares por una potencia unitaria de 700 W/m2.

Cuando la reforma implique el cambio de tipo de energía o la adopción de energías renovables, se deberá justificar la adaptación de los generadores y las medidas de seguridad correspondientes a la nueva fuente de energía.

En el caso de que haya un cambio de uso del edificio se deberá analizar y justificar su explotación energética, así como la idoneidad de las instalaciones existentes, en particular en lo que se refiere a zonificación y fraccionamiento de potencia.

 

 

PROYECTO

El proyecto será redactado y firmado por técnico competente y visado por el Colegio Profesional correspondiente.

Los autores de los proyectos específicos deberán actuar coordinadamente con el autor del proyecto general del edificio.

Al proyecto, constituido por los documentos arriba indicados, deberá añadirse la documentación relativa a las pruebas de ajuste, puesta en marcha y recepción, así como el Manual de Uso y Mantenimiento.

 

 

RECEPCIÓN EN OBRA DE EQUIPOS Y MATERIALES

El director de la instalación o, en su caso, el instalador deberá verificar las características técnicas de equipos y materiales suministrados. Si así lo indica el pliego de condiciones técnicas, los materiales podrán ser objeto de ensayos y pruebas.

La documentación entregada deberá comprender:

  1. Documentos de origen, hoja de suministro y etiquetado
  2. Copia del certificado de garantía
  3. Documentación relativa a la transposición de las directivas europeas, en particular, al marcado CE

 

CONTROL DE LA EJECUCIÓN DE LA INSTALACIÓN

Obligación de reflejar en la documentación final de la obra todas las modificaciones que, previa autorización de la propiedad, hayan sido realizadas al proyecto.

 

 

CONTROL DE LA INSTALACIÓN TERMINADA

La empresa instaladora deberá disponer de los medios humanos y materiales necesarios para efectuar las pruebas parciales y finales de la instalación, según indicado en IT2.

Los resultados de las pruebas de equipos, aparatos o subsistemas formarán parte de la documentación final, en forma de fichas técnicas.

 

CERTIFICADO DE LA INSTALACIÓN

El certificado de la instalación responderá a un modelo establecido por el órgano competente de la Comunidad Autónoma.

 

 

CONDICIONES PARA LA PUESTA EN SERVICIO DE LA INSTALACIÓN

El director de la instalación o, en su caso, el instalador autorizado entregará al titular de la instalación la siguiente documentación:

  1. El proyecto o memoria técnica de la instalación realmente ejecutada;
  2. El manual de uso y mantenimiento de la instalación realmente ejecutada;
  3. La relación de los materiales, equipos y aparatos realmente instalados;
  4. Los resultados de las pruebas de puesta en servicio realizadas de acuerdo a IT2, incluidas las fichas técnicas de equipos y aparatos;
  5. El certificado de la instalación, registrado en el órgano competente de la Comunidad Autónoma, que servirá para licitar el suministro regular de energía a las empresas suministradoras;
  6. El certificado de la inspección inicial, cuando sea preceptivo.

 

 

CONDICIONES PARA EL USO Y MANTENIMIENTO DE LA INSTALACIÓN

El titular o el usuario de las instalaciones térmicas será responsable del cumplimiento de este reglamento desde el momento en que se realiza la recepción provisional.

No se admite un uso de las instalaciones que sea incompatible con el previsto en el proyecto.

El titular de la instalación deberá:

  1. Encargar el mantenimiento a una empresa mantenedora;
  2. Realizar las inspecciones obligatorias;
  3. Conservar la documentación de todas las actuaciones realizadas en la instalación térmica.

El titular de la instalación entregará a la empresa mantenedora el “Manual de Uso y Mantenimiento” de la instalación térmica, contenido en el Libro del Edificio.

A efecto de mantenimiento, el RITE distingue entre instalaciones de potencia, en calor o frío, de:

  • Más de 5 kW y menores o iguales que 70 kW
  • Más de 70 kW
  • Más de 5.000 kW en calor y más de 1.000 kW en frío e instalaciones solares térmicas de más de 400 kW

El mantenimiento de las instalaciones indicadas en el apartado 3 se realizará bajo la dirección de un técnico titulado competente con funciones de director de mantenimiento.

La empresa mantenedora confeccionará un registro en el que se recojan todas las operaciones de mantenimiento y las reparaciones.

La empresa mantenedora o, en su caso, el director del mantenimiento suscribirá, con frecuencia anual, el certificado de mantenimiento, cuyo modelo será establecido por el órgano competente de la Comunidad Autónoma.

 

 

 


Referencia bibliografica: Comentario RITE 2007 - http://www.idae.es/publicaciones/comentarios-rite-2007-reglamento-de-instalaciones-termicas-en-los-edificios

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?